Carmen Iriarte fue diagnosticada con escoliosis crónica con luxación de cadera derecha y subluxación de cadera izquierda a los 10 años. Después de una prótesis total y años sin poder caminar, descubrió el cannabis y su vida cambió completamente.

«Agradecemos que la Fundación nos explique todo, desde el aspecto legal a cómo cultivar esta medicina. Lo más importante es que se preocupan, porque cuando uno va a un médico en otro lado, te atiende rápido, ni se preocupan. Ahora podemos decir que somos completamente felices».

Carmen Iriarte, Paciente